Aunque ya haya terminado el tiempo de Navidad, no podía guardarme esto. Hoy no escribo yo, sino los Reyes Magos. Ésta es la carta que sus Majestades nos han dejado en casa y hemos leído antes de abrir los regalos… Nada que añadir.

nacimientocasa

“Querida familia:

¡Qué alegría nos da siempre venir a vuestra casa! Un año más, hemos venido felices para traeros algunas cosas, que muestran el amor que Dios os tiene. Porque esa es nuestra función, demostrar al mundo que Dios es amor.

Os hemos dejado algunos regalitos para cada uno y otros para compartir. Va alguna sorpresa, que hemos querido tapar bien para que os sorprenda aún más. Sed generosos y compartid todo, que eso nos gusta a nosotros y le encanta a Dios.

Si veis que hay algo de lo que habéis pedido que no está aquí, recordad que hemos dejado cosas para vosotros en las casas de vuestros familiares, así que no desesperéis, ¿vale Clarita?

Bruno, hemos estado hablando sus majestades y lo que pedías de Star Wars para levantar cosas sin tocarlas no lo hemos traído. Perdónanos pero no es tan chulo como parece y funciona bastante mal. Hemos elegido otras cosas que esperamos sinceramente que te gusten.

Manuel, déjate sorprender por todos los regalos hoy. Aunque pueda haber alguna cosa que no has pedido, te aseguramos que te van a gustar todos.

Sarina, hemos traído un regalo especial que nos lo han pedido desde París para ti. ¿Sabes quién lo ha pedido? Pues sí, tu madrina, Louise.

Juan, disfruta mucho de tus regalos. Hemos intentado buscar cosas que te gusten y que, además, te ayuden a desarrollar esas manitas, que van a dejar sorprendido a todo el mundo. Eres un elegido especial de Dios, Juan.

Todos sois hijos muy especiales para Dios y, en cada uno de vosotros, se ve que Jesús es amor.

Bruno, en tu energía y tu actividad galopante se ve que Jesús es vitalidad y que “no para de hacer cosas” por cada uno de nosotros. Manuel, en tu sensibilidad y tu capacidad de asombrarte, se ve que Jesús es cercano a todo aquello que nos pasa y que desea siempre asombrarnos por cuánto nos quiere. Sarina, en ti se ve que Jesús se preocupa por los demás y quiere para ellos su bien y siempre está dispuesto a ayudarnos. Clara, en ti se ve que Jesús es un Dios que quiere de nosotros todo nuestro amor y nuestra atención. Juan, en ti se ve que Dios tiene unos planes diferentes a los que nosotros queremos, pero que siempre son los mejores planes; y, además, eres la muestra de que nada hay imposible para Dios.

Papá y mamá, en vosotros se puede ver el amor que Dios nos tiene y que, este amor, es el mejor regalo que se puede tener.

Todo esto se ve si vosotros dejáis que sea Jesús el que viva en medio de vuestra familia, si os pedís perdón y perdonáis, y si sois generosos y agradecidos.

Rezad cada noche y pedid por los que lo necesitan, que nosotros os vemos y escuchamos en todo momento y Jesús también.

Familia, un fuerte abrazo para todos y disfrutad mucho de cada instante porque este hogar que tenéis es un regalo maravilloso que Dios os hace cada día. Aprovechadlo.

Os quieren:

Melchor, Gaspar y Baltasar

¡Ah! Gracias por los dulces y la bebida, así da gusto pasar por esta casa.”

Y con este regalo maravilloso de sus Majestades, despedimos el tiempo Navideño. Sin nostalgia ni amargura, que todo el año es Navidad.

 

navidad

Vieron salir su estrella y fueron a adorarlo

 

Anuncios