VienenReyes

¡Mi casa!
No sé vosotros, yo ya he escrito mi carta. ¡¡Casi tres folios!! Mira que soy pedigüeña. No es todo para mí, no os vayáis a creer…

Para mí, para los míos, para los no míos, para los que no se han atrevido a escribir a Sus Majestades pero me han pedido que lo haga por ellos, para los que no saben pedir, para los que no creen en ellos (esto parece la canción de Perales “Que canten los niños” que últimamente está en el TOP 5 de música escuchada en mi casa).
Tengo fe ciega en los Reyes y la experiencia me da la razón. Si sacase la carta del año pasado vería que han traído muchísimas cosas de las que les pedí. Como no la tengo, y además es privada, pues os tendréis que fiar de mi palabra.
Esta tarde iremos con los niños a llevar la carta a Sus Majestades, qué ganas. Tengo que dar las gracias a mis padres, que son quienes me han transmitido esta fe incondicional en los Reyes. Hace años era mi madre la que nos insistía para que escribiésemos la carta y fuésemos todos juntos a llevarla. Ahora soy yo la que persigo a los niños para que tengan lista su carta y se la llevemos todos juntos. Como tantas cosas en la vida, es un acto de fe. Pero estos actos míos de fe, siempre han sido escuchados.

Hoy me acordaré mucho de todos vosotros cuando pasemos a ver a Baltasar, nuestro Rey preferido. Podéis estar tranquilos, con total seguridad os traerán algo. Por si no lo habéis pedido vosotros, yo os he reservado un huequito en mi carta. ¿Qué os habré pedido? Ahhhh… sólo los Reyes lo saben y 2013 lo dirá.

Anuncios